jueves, 9 de septiembre de 2010

quiero

pasar un tiempo yo sola
descubriendo el mundo

el de verdad
no el de internet

llegar a sitios de los que no existan fotos

no emocionarme sólo con los poemas que hablan de mí
de mi miedo

dejar el miedo aquí en casa

y no sé por qué

pero sigo deseando

decir las cosas

de otra manera

4 comentarios:

VELPISTER dijo...

Yo he conocido Internet hacer relativamente poco, es cierto, puede que no sea de verdad, aunque muchas de las cosas que me ocurrían cuando no existí Internet (para mi) eran pesadillas. Hoy tb ocurre, claro. Aunque tú existes a través de tus poemas, no te conozco físicamente, me pasa como con Borges (por poner un ejemplo), tampoco a él lo conocí físicamente. Tienes razón, no era real, si ya difícilmente existíamos, ahora con Internet, menos, nos diluimos. Este podría haber sido el argumento de un cuento de Borges, otro Libro de arena.

En fin, yo quiero seguir leyéndote.
Un abrazo
Peter

Verónica Ruscio dijo...

La tarea del poeta: buscar decir las cosas de otra manera.

Me ha gustado.

Saludos.

verónica dijo...

siempre esa obsesión: decir todo el rato y decirlo raro, pero a veces uno se pregunta por qué, simplemente porque me da gustirrinín o porque así comprendo mejor?

gracias!

Verónica Ruscio dijo...

Da gusto, claro que sí. Da gusto encontrar una manera propia y singular de expresión. ¿Obsesión? Puede ser... Es darle vueltas a la idea hasta que salga bien vestida. Sí, tiene mucho de obsesión. Escribir es tarea de pacientes u obsesionados.