sábado, 28 de agosto de 2010

el final del verano

huele a vinagre y a tarta de queso
han sobrado sólo dos pastitas
las de cereza
como siempre

a mi lado
una panera de mimbre
me da un poco de pena
la hizo mi tío Manuel de Inglaterra
hace más de cincuenta años
y es posible que no haya otra igual en el mundo
sus varas crecieron
en un lugar verde y salvaje
ellas mismas fueron verdes y salvajes
hace mucho

como yo

¡verde verde verde!
¿no creéis que es más difícil ser feliz si vives en un lugar sin verde?
dicen que los gallegos somos melancólicos
pero es sólo cuando nos alejamos de lo verde
quizá me lleve a la Ciudad Marrón un manojo de hierba del campo...

con el pañuelo de encaje
envuelvo los trozos de pan
para que no se sequen
aunque hasta seco
este pan es mejor que el de la Ciudad Marrón
(ya sé que así nunca voy a hacer amigos)

pienso en que quiero una panera igual
pero igual
y no creo que sea posible

podría fotografiarla
y ahorrarme las palabras
pero esto todavía no es
una libretadefotos

aunque me encanta hacer fotos
de cosas solas
abandonadas
y tristes


todos las objetos son tristes

posibles objetos alegres:
-un saco de la risa
-una muñeca chochona
-un perrito piloto

No.

sin darme cuenta
me voy enredando en pensamientos
inútiles

y las ideas no me llevan a ningún sitio
pero tampoco creo que las ideas estén para eso

cuando levanto la vista
se ha hecho de noche

ha pasado otro día

otro verano

pero esto queda ñoño y pienso en otra forma de decirlo:

mierda, mecagoentodo

2 comentarios:

VELPISTER dijo...

Es difícil de todos modos, lo de la felicidad, me refiero. Aunque si lo pienso bien, puede que sea más feliz que la mayoría de la gente que conozco, aunque el baremo me importa un bledo.
Recuerda lo del turrón y adelante, a por ello.
Lo bueno, también, es seguir por aquí, qué duda cabe, ¿no?

Anónimo dijo...

Me gusta! Cuanto tiempo sin pasarme por aquí... que melancolía "findeveraniega" la tuya...Loli