jueves, 4 de noviembre de 2010

Negro con reflejos verdes

Un bicho muy feo ha entrado en mi casa. Estoy en cama con la ventana abierta. Ayer he vuelto de la aldea. Así que no sé si ha entrado hoy por la ventana o ayer por la puerta. Es negro con reflejos verdes. Es tipo cucaracha pero más bonito. Ay, ahora resulta que no es feo, que es bonito. Cojo la zapatilla para aplastarlo. Imagino el ruido resultante, un ruido crustáceo, como una mezcla de plástico y vísceras y...no, no soy capaz. No puedo matarlo porque no quiero oir cómo suena su muerte. Lo recojo en un periódico, esconde las patitas, lo tiro por la ventana. Mientras cae, pienso:
a ver si me va a dar en el coche
¿morirá?
¿será mejor morir así o aplastado por una zapatilla?
Cinco pisos más abajo, se oye un pequeño y amortiguado sonido.
Pero soy capaz de soportarlo.

4 comentarios:

kokichuelo dijo...

Para esto de los bichos uso la demagogia barata, si considero que el insecto es útil (insectos depredadores de sus congéneres), no me lo cargo. Con esto he adquirido unos conocimientos rudimentario de entomología.

Esto te va a sonar muy escatológico: cuando me cargo alguno no-útil, una mosca, recojo el cadáver y lo tiro al váter. Aunque te parezca estúpido, maniático; y absurdamente íntimo que te lo cuente, después soy incapaz de cagar encima del insecto muerto. Ellos no tienen esos escrúpulos. Está claro que acabarán cagándome encima de mi cadáver.

verónica dijo...

a mí siempre me han dado asco todos los bichos, pero cada vez me da más reparo matarlos.los lentos me producen algo de ternura, los rápidos , no.
es verdad ellos no tendrán escrúpulos, pero a ti te honra, je, je.

Anónimo dijo...

me reí de verdad con este relato.
Me parece fantástico lo que escribes.
Creo que deberías proponer a algún medio de comunicación que creasen un monólogo de poesía y relatos.Graba un vídeo y súbelo a youtube. Si mezclas bien tus poemas( programa poético) será un éxito.

verónica dijo...

gracias anónimo!!!