jueves, 21 de julio de 2011

el enemigo de hoy

No quiero escribir entre líneas
sino escribir las líneas solamente.
Batania




quiero pasar toda la noche escribiendo y soltando
"salpicando límites"*
cómo se puede saber el tiempo que tardarás en ser una gran escritora
cómo se transcriben los soplidos las sonrisas torcidas
dónde están las lágrimas en el teclado

quién quiere ser una gran escritora

el mundo es una mierda y tú pensando en letritas

el verbo ser duele a veces

ya no soy a veces

soy siempre

algo muchísimo más duro


estoy pasando frío pero no quiero cerrar la ventana
no quiero dormir


como en casa de mi madre
en el balcón de mi madre
las noches frías de coruña
las noches de volver a casa dando mil vueltas
para pasar junto al mar

para asegurarme de que sí, el mundo se acaba
en el paseo marítimo

qué rebelde
que no se va a la cama

tengo cosas serias que hacer

todos los días hay un montoncito
al lado de mis zapatos

las cosas serias
yo quiero hacerlas, de verdad
pero no gratis

porque ya hago gratis lo de siempre

y lo hago excelentemente mal
la comida sale más rica si le escupes
un poco de rabia

yo en este poema
quería

solo quería hablar de la belleza
qué extraño hoy
tu belleza
tu delicioso nerviosismo
tu mirada diciendo
no soy inalcanzable
tómame
joder parece muy ñoño
pero no

quiero hablar de tus ojos sobre mí
del peso de tus ojos sobre mí
de dinosaurios
de primaveras que aparecen en cualquier momento del año

de lo adecuada que te parece mi forma de coger
un vaso
de lo bien que me llevo con los objetos

y muy mal con las palomas

yo en este poema
quería escupirle al día de hoy
pero no sé dónde tiene la cara











*e.m.l.

4 comentarios:

buencubero dijo...

Bien!!

dijo...

:)

Anónimo dijo...

Hola :

Me llamo Roxana Quinterso soy administradora de un sitio web. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello me encantaria contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren tambien en su web.

Si estas de acuerdo hazmelo saber enviando un mail a roxana.quinteros@hotmail.com
Roxana Quinteros

Verónica Ruscio dijo...

Qué final: "pero no sé dónde tiene la cara". Perfecto cierre.

Besos.