jueves, 17 de diciembre de 2009


Estás muy raro sin tu uniforme de vigilante.He fantaseado muchas veces con esto, pero no se parecía a esto. A ti nunca te había imaginado desnudo, blanco y peludo. Y yo no me quitaba la bata de la biblioteca. Y ahora estamos los dos solos en mi cama...¿dónde está la gente y las cámaras de seguridad?Dime te quiero por el walkie talkie. Acaríciame desnuda con esas manos que hacen prácticas de tiro. Pero no te quites la camisa gris y roja ni los pantalones tan bien planchados. No te quites nada. Ne me quittes ná.

3 comentarios:

soy el que soy dijo...

amor, amor y amor, lleve el traje que lleve

musaraña dijo...

jajajajjaa
me encantan estos poemas cortos,"decepcionantes" y "despechados".
El amor, siempre idealizado...

Pepe Ramos dijo...

mencanta!!!