miércoles, 13 de octubre de 2010

Aula 31, 1994

te pusiste afónico
justo el día en que quise estrenar mi grabadora contigo

la profesora
te preguntó por tu salud
y tu dulce y ronca voz
le dijo muy bajito
que estabas a punto de caer enfermo

quise meterte en la cama
...y cuidarte

cuando venías a clase
-siempre sin libro-
te sentabas a mi lado
y yo crecía tres metros

hablábamos de reojo

nos entusiasmó gil de biedma
y su arquitrabe
recuerdo que discutimos sobre el significado
perdiéndonos la explicación académica
porque yo no podía dejar de mirarte

de reojo, eso sí.

no sé como aprobé aquel curso
quizá fue porque faltabas mucho.

era muy poco lo que sabía de ti

que tenías novia, claro

siempre tenías novia

4 comentarios:

antonio alfaro sánchez dijo...

se siente uno identificado, es un poema bello bello.

Verónica Cernadas dijo...

muchas gracias!!!

Jenny Rg dijo...

Hace pocos días encontré tu blog. ¡Que buenos momentos paso al leer tus versos

Verónica Cernadas dijo...

Me alegro, Jenny Rg...