viernes, 8 de octubre de 2010

pequeños pájaros
que saltaron de un nido a otro
eso somos tú y yo
nunca volaremos lejos
pero porque no queremos

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta mañana he leidoel articulo que sale en EL PAIS en el que citan tus palabras y las verdad es que no has podido ser más desafortunada. Pataleta, clichés y tontería. Habiendo estudiado Filosofía creo que tienes una visión de la vida muy estrecha. Todos somos ahora amos de casa. En algunas épocas más y otras épocas menos. Ahora te ha tocado a ti y creo que estando soos tu pareja y tu no creo que la carga sea excesiva. Además, te da tiempo para escribir esos magnificos poemas, y segura que muchisimas otras cosas más. ¿De que te quejas entonces? Si es una cuestión monetaria la que domina tu mundo con tu pareja ahí creo que tenéis un problema.

Verónica Cernadas dijo...

Gracias por lo de "magníficos poemas".Intento ponerle un poco de humor al asunto, pero a veces no es fácil.Claro que hoy todos somos amos de casa, pero unos más que otros.El tiempo libre es maravilloso pero a veces también una losa, y además lo que hago no da dinero.El dinero es poder, es libertad e independencia.De momento las cosas son así, pero no me conformo. ¿No tiene derecho a quejarse un poco alguien que lleva casi 3 años en el paro y no voluntariamente?

Saludos

Arthur dijo...

Pues claro que tienes derecho a quejarte, mujer. Quejarse de una situación que no has elegido es lo más sano y humano del mundo. Ser profesor titular de educación secundaria (especialmente en filosofía) es hoy muchísimo más complicado y depende mucho menos de la calidad del propio opositor que hace simplemente 10 años. Paradójicamente las únicas disciplinas que reclutan con palas en educación son las lenguas autonómicas, aunque ese es otro tema. En fin, no solamente tienes que enfrentarte a esa situación por sí sola bastante difícil sino también al juicio de personas que por edad no entienden la coyuntura socioeconómica actual y te desprecian como si "merecieras" todo el sufrimiento que te acarrea la exclusión del mercado de trabajo. "Merecer, mérito" palabras hoy totalmente desprovistas de sentido. Ánimo y un abrazo de otro lector del reportaje del periódico.

Verónica Cernadas dijo...

Gracias Arthur.

Anónimo dijo...

Verónica, he leído el artículo y por un momento parecía que hablaban de mi. TE ENTIENDO!!!!!! NO SABES COMO!!!!!!!!! vivo la misma situación, y solo una mujer de nuestra edad con estudios superiores puede entenderlo. Animo, y me gusta tu iniciativa, he leido algunos de tus poemas a mi me pasa exactamente lo mismo. Ahora entra la fase de es la de es edad para quedarse embaraza si lo haces ya has hipotecado tu vida profesional, es duro pero es asi. La felicidad que no te da dinero como tu dices. Un fuerte abrazo.

F.V.P. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Verónica Cernadas dijo...

Gracias anónimo y ¡ánimo!como me están diciendo todos, es temporal, y hay que aprovecharlo para hacer lo que te gusta.

Rocío dijo...

Yo también he leido tu articulo en el país,y lo cierto es que todas somos o hemos sido amas de casa alguna vez,ahora además el tener estudios,no te diferencia de nada del resto de la gente,yo acabé periodismo y derecho,y hablo alemán,francés y findes,y por muchos años he tenido trabajos supercutres,pero la vida es así,y nunca me he sentido nferior a nadie,a pesar de hasta haber tenido que trabajar en una línea erótica,por no encontrar otra cosa,yo te entiendo,pero hay que saber valorarse una misma,y sentir que es importante lo que haces,sea lo que sea,la felicidad está en sentirnos bien con lo que hacemos.El dinero es importante,pero no lo más,para mi lo importante soy yo misma,en definitiva,creo que te quejas demasiado,y a la vez minusvaloras a las amas de casa,con tus comentarios,nadie quiere pasarse el día limpiando y cocinando,pero si estás al lado del hombre que quieres,vamos,tienes la luna.

Verónica Cernadas dijo...

Rocío,es verdad que soy muy afortunada en muchas cosas, pero no creo que la felicidad sea sólo estar contento con lo que uno hace sino hacer cosas que te pongan contento, como para mí escribir poesía. Si me dedicase sólo a limpiar y cocinar se me secaría el cerebro.
Creo que las mujeres trabajan muchísimo y cuidar a los seres queridos es un trabajo valioso que ahorra dinero a la sociedad. Pero no relacionarte con iguales, no hacer cosas creativas,etc...también te seca el cerebro.
Y con respecto al hombre que una quiere, como dicen en mi tierra:"o amor é lume pero non ferve o caldo"

Saludos!!

Ana dijo...

Una puede ser feliz con su vida de pareja, y tener todo lo que necesitas para vivir. Pero la necesidad de trabajar, de ganar dinero por ti misma, te da libertad, te hace sentirte bien, de dignifica. Estoy contigo verónica, yo me pongo mala cuando tengo que planchar sus camisas y se va con el traje mientras que yo con los mismos estudios que él me quedo en casa, cuando hace dos años tenía la misma vida que él. Odio las amas de casa, no quiero ser una de ellas, y después de tanta carrera, tanto master tantos idomas, tantos horarios y esfuerzos por crecer profesionalmente ahora como tu dices vivimos la vida que nunca que quisimos, la que nos repetían nuestra madres tienes que ser independiente, tener tu trabajo.. etc. Ahora vamos al mercado por las mañanas, y te repites una y otra vez, no soy como ellas, pero si lo somos.. sin trabajo si los somos. Un fuerte abrazo.

Verónica Cernadas dijo...

¡Ánimo Ana! Para cambiar una situación que no nos gusta tenemos que estar descontentas, pero no lo suficiente como para no ver la luz al final del túnel.Haz cosas que te hagan feliz, sigue aprendiendo,busca casos de mujeres que se han autoempleado...¡Haz lo que quieras y ama lo que haces!

Un abrazo.

Rocío. dijo...

Yo ahora trabajo de periodista,pero a la vez,soy también ama de casa,y hago todo lo que ello implica,levantarte,limpiar,comprar,cocinar,planchar,y me siento a gusto haciendolo,nunca he pensado que sea un trabajo indigno,ni aburrido,sinó que forma parte de tus días,al igual que mi trabajo,por eso no estoy de acuerdo en que se vea a la ama de casa,como a una persona aburrida,y sin otros intereses,ya que además de hacer todo eso,saco tiempo para mis cosas,mis amigos,escribir,leer,en fin para mis inquietudes,que creo que es lo que debe hacer toda la gente.
Un beso.

Verónica Cernadas dijo...

Rocío,el trabajo de casa no es el mismo cuando trabajas que cuando no.Hacer todo el día cosas que no dan dinero, desmoraliza. Vivir en pareja y que él apenas haga nada, desmoraliza.Por lo menos a mí.A mí no me gusta cocinar ni limpiar y hoy en día es mi única obligación, por eso lo aborrezco.Cocinar es otra cosa, puede ser un arte, pero limpiar y planchar me parecen las actividades menos enriquecedoras de este mundo. Pero no creo que sea indigno, por supuesto.
Si tú disfrutas, enhorabuena.

Saludos!